miércoles, 2 de noviembre de 2011

“LA COMUNICACIÓN ORAL ESTRATÉGICA”


INTRODUCCIÓN

            La comunicación es muy importante, ya que a través de ella podemos expresar nuestros pensamientos, sentimientos o emociones. La comunicación puede ser oral y escrita. Existe la Comunicación Oral Estratégica, y dice que generalmente esta es realizada en público y es formal, quiere decir que tiene que preparase con anticipación para cumplir con su finalidad; dicha comunicación está compuesta por Estructura y forma. La estructura se compone de tres partes que son: La planeación, La organización y la interacción. La forma depende de la interacción que se lleva a cabo en el momento de la comunicación.

“LA ESTRATEGIA Y SUS NIVELES DE ACCIÓN”
Las estrategias son estructuraciones de funciones y recursos intelectuales, afectivos o psicomotrices, que se conforman en los procesos de pensamiento que realizamos para cumplir diversos objetivos.
Las estrategias, enfocadas a cualquier proceso, son planes o programas estructurados para llevar a cabo un determinado objetivo.
La comunicación estratégica según Nisbet se divide en dos tipos por su nivel de ejecución.
Las microestrategias funcionan en niveles de acciones sencillas, simples, en la que usamos conocimientos, técnicas y habilidades muy específicas.
Las macroestrategias operan en niveles de ejecución superior, con acciones diversas en las cuales se combinan conocimientos, técnicas, habilidades, actitudes y valores y, en conjunto, integran un proceso complejo.

“LA COMUNICACIÓN ORAL ESTRATÉGICA”
Generalmente se realiza en público y es formalizada. Se prepara y elabora antes del momento de la interacción. Tiene ESTRUCTURA Y FORMA.
        ESTRUCTURA: Se compone de tres partes principales que son LA PLANEACIÓN, LA ORGANIZACIÓN Y LA INTERACCIÓN.
        FORMA: Depende de la interacción que se lleva a cabo en el momento de la comunicación.
PROCESO DE COMUNICACIÓN ORAL:
Específicamente también observamos una ESTRUCTURA y una FORMA.
v  LA ESTRUCTURA: Se refiere a las partes que integran la dinámica del proceso de comunicación.

v  LA FORMA: Es el tipo de intercambio que se produce entre Emisor (es) y Receptor (es), del cual resultan experiencias y efectos diferentes, dependiendo de:

ü  El  número de participantes que intervienen.
ü  Del medio o medios que se utilizan para el envío de los mensajes.
ü  De los mensajes que se expresan verbal y no verbalmente.
ü  Del lugar donde se encuentra.
ü  Del ambiente que se genera con la interacción.

ETAPAS DE LA COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA.  La estructura de toda comunicación estratégica incluye tres partes principales, y son:
1.      LA PLANEACIÓN.
2.      LA ORGANIZACIÓN.
3.      LA INTERACCIÓN.


1.      LA PLANEACIÓN: Es una etapa de preparación que nos ayudará a enfrentar con más seguridad los procesos de comunicación, y también nos ayudará a determinar con precisión el efecto que deseamos lograr en el receptor.

2.      LA ORGANIZACIÓN: Se desarrolla en torno al mensaje y usa procesos destinados a:
a)      Seleccionar el tema.
b)      Organizar las ideas en un mensaje claro y coherente.
c)      Elaborar el desarrollo verbal de las ideas.
d)      Generar la introducción y conclusión del tema.
e)      Usar materiales de apoyo visual.
            La organización puede realizarse al terminar  la elaboración de un apunte de las ideas del mensaje.

3.       LA INTERACCIÓN: En esta etapa las acciones están encaminadas a un estilo de interactuar o de presentar el mensaje. Se refiere al proceso de comunicación que se vive en el momento de la presentación del mensaje.


“PLANEACION DE LA COMUNICACIÓN ESTRATEGICA”
Planear o planificar es prever con precisión una meta y los medios congruentes para alcanzar. En cualquier proceso de planeación suele distinguir se dos grandes fases: La preparación del plan y su elaboración.                                       La preparación del plan estratégico consiste en una reflexión sobre nuestras intensiones o propósitos, para luego tomar decisiones y determinar el efecto que  deseamos lograr en los receptores.
Según Laswell para realizar la etapa de planeación debemos hacer las siguientes preguntas:
Ø  ¿Quién? Emisor con intención o propósito de comunicar algo.
Ø  ¿Dice que? Estructura del mensaje.
Ø  ¿A quien? Análisis del receptor.
Ø  ¿Para que? Efecto o resultado de la comunicación.
Ø  ¿Dónde? ¿Cuándo? Ambiente social, situación o contexto.

¿QUIÉN? Los propósitos del comunicador: Esta pregunta nos sirve para reflexionar sobre el papel que jugamos en cada situación de comunicación, todos reflejamos algo de nosotros al comunicar ideas y repercute en la imagen y credibilidad que los demás tienen  de nosotros.   En la mayoría de las conversaciones no se sabe con exactitud cual es su propósito o simplemente no lo piensa.
Los propósitos generales para comunicarse son:
1.      Entretener: Es cuando la persona usa su palabra para compartir sus experiencias y sus vivencias.
2.      Informar: Es cuando se explican procesos, se describen objetos y se define la significación de todo lo que nos rodea.
3.       Persuadir: Existe cuando el comunicador quiere influir sobre los demás en alguna forma para convencerlos de que piensen en alguna idea en su forma de pensar o rechacen su forma de pensar y actuar  
4.      Actuar:  Es donde el comunicador  intentara llevar a los escuchas a realizar acciones motivacionales que impulsen los actos de la gente en cierta dirección

¿DICE QUE? La Selección del tema: Cuando pensamos hablar en una situación formalizada, quizá ante personas importantes para nosotros o en un evento especial, la planeación del mensaje comienza por la selección del tema. La comunicación estratégica exige una reflexión, aunque sea por unos minutos, sobre el tema que deseamos tratar: ¿De qué voy a hablar?  ¿Qué ideas quiero expresar? Toda persona con un poco de habilidad oral puede ser capaz de transmitir mensajes y llegar a comunicarse eficazmente en forma interpersonal sin tener seleccionado un tema específico, e incluso hacer que sus mensajes sean percibidos como agradables, por ejemplo en una charla o en una conversación informal; pero cuando nuestro objetivo es comunicar el mensaje en forma pública, en un contexto formal, entonces se hace necesario comenzar por decidir el tema más apropiado para la gente que nos escucha y acorde a la situación particular en la que vamos a expresarnos.

          La mejor fuente de ideas para la selección de un tema es la propia vida, las experiencias y convicciones.  La selección del tema implica la capacidad del hombre de generar ideas y el esfuerzo de elegirlas con base en dos tipos de información que percibe o recibe de su entorno: 1. La información adquirida.  2. La información inmediata.

La Información adquirida:
          Se refiere a datos, conceptos, opiniones, recuerdos e imágenes que toda persona guarda en su memoria a largo plazo, y que le sirven para planear y producir nueva ideas y opiniones.

La Información inmediata:
          Es la que buscamos o investigamos porque la desconocemos o no tenemos ideas, y a través de libros, revistas, videos, computadores, etc. Vamos adquiriendo conocimientos.


          De acuerdo con estos dos tipos de información, existen dos categorías de temas que podemos mencionar: a.- Los temas que conocemos y de los cuales podemos hablar porque contamos con información,  b.- Los temas que nos gustan o nos interesan, pero que desconocemos,  y que para conocerlos es necesario buscar información.  En este proceso la elección del tema intervendrá nuestra manera de ser, de pensar, y de hace.  Es por eso que no vasta producir ideas para decir algo, sino estar plenamente convencidos de las ideas que elegimos con las ideas que decimos.  El especialista en técnicas de comunicación oral, DALE CARNEGIE dice: “los oradores que hablan de lo que la vida les ha aportado de experiencia, siempre atraen la atención al público.  Se que muchos no aceptan este punto de vista.  Creen que su experiencia es insignificante y sin interés para los otros y prefieren quedarse en generalidades y principios demasiado abstractos desgraciadamente… pero y les digo: hable de lo que esta convencido que la ha enseñado la vida y le escucharé atentamente”. STEPHEN E. LUCAS recomienda una técnica para la selección del tema, que consiste en hacer listas con lluvia de ideas sobre gente, lugares, cosas, eventos, conceptos, fenómenos naturales, procesos o acciones, problemas, planes, y luego asociar las columnas de acuerdo con las relaciones significantes:
¿DÓNDE?   EL LUGAR: El ligar o escenario donde se efectuará la comunicación es un punto de referencia para saber adaptar el mensaje al público, nos dará pauta para planear el comportamiento y la voz más adecuada. Si la comunicación se realiza en un jardín al aire libre, la conducta de los receptores tenderá a ser más espontánea y más abierta  que en un auditorio o salas de reuniones en donde las personas generalmente se comportan con más formalidad.
¿CUÁNDO? EL TIEMPO: El tiempo tanto como el que ocupamos para preparar y organizar el mensaje como el que tenemos para decirlo. Cuando contamos con poco tiempo para preparar un tema, lo  recomendable es seleccionar algo de la información que hemos adquirido, puesto que no tenemos tiempo suficiente para buscar nueva; pero cuando contamos  con mucho tiempo para planear nuestro mensaje, entonces podemos recurrir a investigar y unir nuevas ideas.  También debemos considerar el tiempo asignado para decirlo; es necesario saber si podemos extendernos en detalles o si es necesario ser concisos, pues en un tema con muchas ideas no podríamos exponerlo en pocos minutos y sería indebido hablar horas y horas cuando tenemos pocas ideas que decir.  Al igual que el tiempo, la ocasión es un factor en el que debemos pensar  durante la planeación. Un comunicador debe adecuar su tema a la ocasión, en un funeral se  darán mensajes solemnes, lo cual no puede suceder en un cumpleaños.
¿A QUIEN? ANALISIS DEL RECEPTOR: Analizar a la gente que vamos a  escuchar es un proceso de aproximación o acercamiento, con dos objetivos: a. Asegurar el entendimiento del mensaje, b. Lograr mayor empatía y credibilidad. Hay 3 tipos de análisis de receptores.
1.      ANALISIS DEMOGRAFICO
2.      ANALISIS DE ACTITUDES
3.      ANALISIS PSICOLOGICO

1.      ANÁLISIS DEMOGRÁFICO:
Consiste en considerar las variables demográficas del receptor o audiencia:
Edad, sexo, raza, nacionalidad, estado civil, clase socioeconómica, religión, nivel de escolaridad. Es importante considerar cada una de estas variables, ya que puede ser punto de unión o de separación con el comunicador.

2.      ANALISIS DE ACTITUDES:
Analizar las actitudes requiere cierta investigación sobre las: creencias, valores, hábitos, costumbres, preferencias, opiniones, grupos formales, grupos informales.
   Si las actitudes del receptor y del comunicador son similares, es fácil de comprenderse, pero si no se tendrá problemas y se buscarán puentes para la identificación y el cambio.

3.      ANALISIS PSICOLOGICO:
Este análisis exige mucha investigación, este análisis influye más en el pensamiento o conducta de los receptores. Este tipo de análisis se usa más en la comunicación  persuasiva. Un comunicador que dedica parte de su tiempo a observar, pensar y elegir el tema, teniendo en cuenta las características  de su receptor o audiencia tiene muchas probabilidades de influir y así,  lograr credibilidad  y  éxito en su propósito de comunicación.


CONCLUSIONES

ü  Las estrategias son planes o programas estructurados para llevar a cabo un determinado objetivo.

ü  La selección del tema implica dos tipos de información: Adquirida e inmediata.

ü  El lugar es un punto de referencia para saber adaptar el mensaje al público.

ü  Analizar a la gente que nos va a escuchar es un proceso de acercamiento.

ü  En la selección del tema es muy importante el tiempo para preparar el mensaje como para decirlo.

ü  En la comunicación oral estratégica se dan niveles de acción llamados Microestratégias y Macroestratégias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada